¿Para qué sirve una auditoría informática?

Libros obligatorios de contabilidad para efectos fiscales
14 mayo, 2019
Boletín tributario del mes de Agosto de 2019.
14 agosto, 2019

Auditoria TI

Lo primero que debemos tener claro es que la auditoría informática va a ayudar a la empresa a comprobar la eficiencia del sistema que tiene establecido. Gracias a esta análisis sabremos si funciona de forma correcta, utilizando los recursos adecuados, veremos si ha surgido algún problema en su interior o las barreras que podemos tener presentes. Todo ello convierte la auditoría informática es una herramienta clave para que nuestro sistema siempre esté en marcha de forma correcta.

Además de los aspectos técnicos estas auditorías también se realizan para conocer si el sistema informático en cuestión cumple con toda la normativa y las leyes que rigen este sector. Desde la protección de datos hasta incluso aspectos medioambientales, la auditoría va a recabar toda esa información y con ella podremos verificar si nuestro sistema cumple con todos los requisitos legales. Así mismo, es una herramienta perfecta para poder revisar la eficiencia de los recursos que utilizamos. No solo hablamos de elementos materiales, sino que aquí también se pueden incluir todas aquellas personas que forman parte de este sistema informático y hacen uso de él de manera diaria.

 

Los sistemas informáticos se han vuelto piezas fundamentales en el desarrollo del día a día de las empresas. Por este motivo es de vital importancia que se lleve a cabo una auditoría informática que realice un control de los sistemas de forma periódica.

Este proceso solo pueden realizarlo los profesionales formados para ello de manera específica, ya que a través de él se va a determinar si el sistema implantado en un negocio realiza sus funciones correctamente. El objetivo final de las auditorías es mejorar las posibles incidencias que pueda presentar un sistema informático, así como establecer diferentes criterios relacionados con el buen uso del mismo. Nos referimos, por nombrar algunos ejemplos, a los recursos que utiliza el sistema, el cumplimiento de la normativa o la seguridad de los datos y la información que está archivada.

Podemos diferenciar dos tipos de auditorías. Una primera conocida como auditoría interna, siendo la propia empresa la encargada de hacer el análisis del sistema, y otra externa donde la compañía contrata a profesionales que no forman parte de su plantilla para que lleven a cabo dicho control.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *